DUDA: ÁRABE O ALÁRABE

Las dos palabras árabe y alárabe están recogidas en el diccionario de la lengua española, por ello es correcto su empleo en español. La primera proviene de una voz latina, recogida del griego y del acadio, la segunda del árabe hispano y en este del árabe clásico. Si bien es cierto que, en la actualidad, lo normal es emplear la palabra árabe, siendo muy poco frecuente emplear alárabe, aunque significan lo mismo.

Ejemplo:

En el tercer párrafo del siguiente texto, que corresponde al inicio del artículo “El alcalde de Montellano”, publicado el 26 de marzo de 1876,  por D. José G. de Arteche, en el número 109 de la Revista Europea, en el que se narra uno de los numerosos episodios de la resistencia que hubo en España, entre los años 1808 y 1812, a la invasión de las tropas napoleónicas, se usó alárabes para referirse a los árabes.

Profesor

«La guerra de la Independencia ofreció al mundo espectáculos que no estaba acostumbrado a admirar sino en las edades antiguas.
Eran lo de menos en aquella lucha memorable las fatigas que cada uno debía esperar, la pérdida de sus intereses y el temor de privaciones y miserias, su consecuencia más inmediata, hasta el sacrificio de la vida en los campos de batalla o entre las ruinas de las ciudades sitiadas por el enemigo. La guerra presentó desde sus primeros días el mismo carácter de las antiguas, el de las invasiones generales de que tantas veces ha sido objeto nuestra Península.

Pero, aun recordando los esfuerzos desplegados por sus predecesores en aquellas luchas interminables y de fuego, parece que los españoles no debieran estar preparados a imitar en el ya culto siglo XIX el desapropio y el desprecio de la vida que habían hecho su reputación entre los romanos, godos y alárabes. Las costumbres se habían dulcificado al compás de la civilización que las compenetraba; eran otras las necesidades, más que satisfechas las instintivas de la humanidad en sus orígenes; eran también diferentes las instituciones, y muy otra, por consiguiente, la aspiración general a que tendía una sociedad que, por muy apegada que tratara de mantenerse a su primitiva manera de ser, debía haber sufrido cambios muy trascendentales en ella…».

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s