Requiem para una Alicia…

DAyOS

Tanto la quería
que cuando dejé de verla en mis días
no pude sino ponerme a llorar

Tanto la quería en mi presente,
en mis labios y en mi mesa,
que de lo que yo probara le ofrecía
y de lo que ella quisiera le daba.

Tanto la quería y, sin saber por qué,
un día ella decidió dejarme a mí
Y se me acabaron los paseos por el parque
Y se me acabaron las mañanas de buenos días,
las tardes de “te quiero”
y las noches de un “como te fue?”

Y se acabo lo que esperaba que fuera eterno,
como se acaba sin querer el vino de las botellas.
Uno deseando mas y la copa vacía;
la alacena llena de tantas otras botellas
y uno terco queriendo volver a beber de la que ya no está.

No pude, no puedo y ya no quiero esperar,
porque de tanto…

Ver la entrada original 102 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s